En la sociedad de hoy en día, casi todo el mundo tiene asumido que hacer deporte es beneficioso para la salud y en general afecta de forma directa a nuestras funciones cognitivas, a nuestro desarrollo general y al sistema emocional

Centrándonos en los beneficios a nivel cerebral, mediante diferentes estudios se ha comprobado que se mejora la memoria y el aprendizaje, ya que aumenta el flujo de la sangre en todas las partes del cuerpo, incluyendo la mente, esto tiene como resultado que la concentración a nivel cerebral aumente y que se creen nuevas células con el fin de mejorar el aprendizaje y la memoria del individuo. Este mayor riego sanguíneo también protege contra las enfermedades neurodegenerativas. Por otro lado, el deporte ayuda a combatir sociopatías como la ansiedad, fatiga laboral, estrés o la depresión, ya que favorecen la producción de neurotransmisores relacionados con el bienestar general de la persona

Como podemos ver, son numerosos los beneficios que nos conlleva la práctica que ejercicio a nivel neuronal, pero, ¿Qué nos aporta el tenis específicamente a estos niveles?

VELOCIDAD DE REACCIÓN

A causa de que un gran número de veces nos viene una pelota a gran velocidad y tenemos que tomar la decisión de como pegarle, nuestro cerebro ha de enviar un gran número de órdenes a cada una de las partes del cuerpo en una pequeña fracción de segundo. Esto produce que a medida que se practica este deporte, la velocidad con la que el cerebro manda estas órdenes se reduce y esta agilidad que se adquiere es extrapolable a cualquier actividad cotidiana que la requiera

TOMA DE DECISIONES

Este aspecto viene también relacionado con el punto anterior, ya que como tenemos muy poco tiempo para saber qué tenemos que hacer, esto conlleva que, a la larga, nuestra toma de decisiones en un corto periodo de tiempo, se vuelva más efectiva. Este aspecto, como el anterior, también nos puede ayudar en nuestro día a día o nuestra jornada laboral, ayudándonos a mejorar nuestro rendimiento